DEL ESCRITORIO

DEL RABINO

VAYETZE

Génesis 28:10 – 32:3)  La lección de Jacob: cosecharemos lo que sembramos hoy.
“Yo estuve a tu servicio por Raquel, ¿Por qué me engañaste?” (Gen 29:25)
El final de la parasha anterior es algo desconcertante, porque Jacob parece salirse con la suya después de engañar y mentir a su padre y quitar las bendiciones de la primogenitura a su hermano mayor, y huye con ayuda de su padre y de su madre para escapar a la ira de Esaú. Es como si la Biblia condonara y aceptara tales conductas fraudulentas y engañosas.


Recién ahora, en esta parasha, comienzan a verse los acontecimientos que muestran que la vida está comenzando a pasarle las cuentas a Jacob por sus faltas del pasado, cuando aprende de Labán lo que se siente ser engañado cuando este último le cambia la esposa a pesar del trato hecho hace siete años: Jacob recibe a Leah en vez de Raquel.

Labán pudo engañar a Jacob sin temor, porque este último no tenía a quién recurrir por ayuda ni podía huir a su hogar, precisamente debido a sus engaños tanto a su padre como a su hermano. Jacob está solo gracias a sus propias faltas, y ahora tiene que tragar el amargo sabor de la mentira y el engaño. Y no será la última vez, porque a lo largo de su nada fácil vida, Jacob mostrará una increíble tendencia a repetir los errores de su padre, y volverá a sufrir las consecuencias de su propia conducta.
En estos capítulos, vemos una versión alternativa al castigo divino directo e implacable, que se muestra con claridad en muchas ocasiones en la Biblia. Ahora aparece el castigo como la consecuencia de nuestros actos previos, como resultado de nuestro pasado, casi en la perspectiva de la disciplina de la prospectiva moderna, que ve el futuro como un proyecto moldeable que se puede construir a partir de nuestras iniciativas y acciones del presente.
Esta nueva visión de la construcción del futuro en la lectura bíblica es nueva y esperanzadora, porque plantea que podemos mejorar a partir de nuestra conducta, pero también es una advertencia, ya que nuestro futuro tiene la promesa de los frutos de las semillas que estamos sembrando hoy. Jacob esta recién comenzado a cosechar lo que tuvo que dejar atrás al huir de su hermano Esaú.


Najshon ben Abraham

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube